“Relato de un náufrago”, toda una muestra del periodismo auténtico

Sobrevivir diez días en el mar con todas sus noches sin disponer de nada más que de una balsa y varios pares de remos es posible. El hombre que lo consiguió es retratado por Gabriel García Márquez en “Relato de un náufrago”, un extenso reportaje presentado en forma de libro, que constituye una gran muestra del periodismo auténtico.

En 1955 Gabriel García Márquez contaba tan solo con 27 años. Trabajaba en el periódico “El espectador” y vivía en la Colombia de Gustavo Rojas Pinilla , general que había impuesto una dictadura militar y folklórica. El 28 de febrero de ese mismo año el destructor “Caldas”, de la Marina de Guerra de Colombia, sufrió un naufragio que costó la vida a siete de sus ocho integrantes. El único que sobrevivió fue Luis Alejandro Velasco, un marinero que tras pasar diez días en el mar, sin comer ni beber, perdido y con la única compañía de las gaviotas y los tiburones, llegó a tierra para tener que mentir. Se vio obligado a inventar que fue una tormenta la que desencadenó el accidente y no el sobrepeso que la nave registraba al contener carga de contrabando en su cubierta, que no era más que unas estufas, radios y lavadoras que los marineros habían comprado para sus familias. El héroe explotó su mentira hasta que un día más o menos afortunado para García Márquez se presentó en la redacción de su periódico ofreciendo una declaración. Un guiño del destino llevó al joven reportero a la gloria o la deriva, según se mire : la reconstrucción periodística que hizo de la aventura desvelando la verdad le valió el exilio pero el libro ha alcanzado ya su 43ª edición.

Como el propio Premio Nobel reconoce en el libro, Luis Alejandro Velasco tuvo el tremendo “valor de dinamitar su propia estatua” ya que la verdad le relegó para siempre. Aunque algo si es cierto : en “Relato de un náufrago” su integridad física y moral sale muy bien parada. El hombre que es toda la humanidad en unas 140 páginas demuestra saber hacer y saber ser en todo momento : no se deja morir aunque lo intenta. Sobrecoge leer que una persona así no se sienta héroe. El lector, como yo, puede extraer dos ideas que habitan en ese libro : la primera, es que parece cierto aquello de que “hay que tener temple de héroe para ser una persona corriente” y la segunda, en boca del propio García Márquez, aunque no entre esas páginas, que el periodista que “miente, aunque solo sea en el color de los ojos, pierde”. García Márquez pudo haber callado la historia para esquivar el exilio, pero ¿hubiera ganado?

Ficha técnica

Título “Relato de un Náufrago”
Autor Gabriel García Márquez
Clasificación Novela
Editorial Tusquets Editores. S.A. ; Barcelona, 2001
1ª Edición Bogotá, marzo 1970
43ª Edición Barcelona, noviembre 2001
Anuncios