“La elite de los periodistas”, estudio sobre el poder y la ética de la profesión

Los primeros de una profesión suelen conformar un grupo bien pagado pero con poca calidad de vida. El disfrute de un prestigio más o menos versátil tiene también un lado oscuro y unas tentativas de poder como poco interesantes. “La elite de los periodistas” es un libro que plantea y resuelve estas y otras muchas cuestiones acerca de aquellos que se encuentran en lo más alto de esta profesión.

Sesenta periodistas que mantienen su identidad en el anonimato fueron los responsables de que en 1992, María Pilar Diezhandino, Ofa Bezunartea y César Coca desarrollaran un profundo estudio sobre los periodistas más importantes de España, y por extensión, sobre el periodismo de aquellos años. Pese a que la razón que movió a los autores a realizar este trabajo fue la previsión de que una etapa histórica se cerraba y con ella, una del periodismo, lo cierto es que algunas ideas tienen hoy bastante vigencia. “La sociedad percibe que los periodistas nos hemos enlodado demasiado con las peleas de los políticos, cuya clase es la más desprestigiada en este momento del país”, comentó un profesional en el libro acerca de la valoración que entonces merecían, y que quizá muchos repetirían hoy.

Al margen de la actualidad del análisis del periodismo de hace una década, el panorama que se ofrece en la “Elite” es un poco desalentador. El perfil del periodista destacado es el de un profesional joven con varios trabajos que le dejan muy poco tiempo para el ocio y la familia. Entiende su oficio como un estilo de vida, recibe un buen salario y se encuentra próximo al poder. Es en ese punto donde las cosas se complican : la ética periodística, el rigor y la integridad personal y profesional pueden verse alteradas al entrar en contacto con el poder. La relación éxito-calidad a veces puede resultar negativa para el lector, que es, en definitiva, en quien se debería pensar cuando se alude al manido derecho a la libertad de expresión. Sin embargo, el periodista de elite también se ve sometido a presiones, sobre todo por parte de la empresa, que repercuten en su independencia informativa.

Por todo ello, y finalmente, los periodistas manifiestan en el estudio su temor a que la enseñanza que reciben las “nuevas generaciones” no haga todo el hincapié que debería en transmitir la idea de que “no todo vale”.

Ficha técnica

Título “La elite de los periodistas”
Autor Mª Pilar Diezhandino, Ofa Bezunartea, César Coca
Clasificación Estudio de investigación universitaria
Editorial Universidad del País Vasco, Bilbao, 1994
Anuncios